EIE

ENDOFIBROSIS ILÍACA EXTERNA (EIE)
Una patología arterial aún hoy ignorada*

El esfuerzo de la profesión médica debe basarse en un conocimiento amplio de esta enfermedad. Es seguro que grandes carreras deportivas profesionales han estado comprometidas o han sido asfixiadas por la ignorancia de esta patología. Que no nos ocurra lo mismo en la era del running.

Este proceso no aterosclerótico afecta de un modo selectivo a la arteria ilíaca externa (cuya longitud es de 15-18 cm). Inicialmente se describe en determinados individuos que realizan una práctica intensiva del ciclismo en plan amateur o profesional. Aunque esta condición es la más frecuente, no es esencial ya que puede aparecer en deportistas de otras disciplinas como la natación, el triatlón… No aparece en personas que no se dedican al deporte.

Esta enfermedad causa una estenosis de la luz arterial, de unos 5-6 cms, que al principio representa una reducción de su diámetro de un 40 a un 60% aproximadamente, a veces menos, dejando una luz residual de 6-8 mms.
Se describen casos de AIE completamente ocluída y de disección.

ABD - PELVIS

SÍNDROMES COMPRESIVOS

Ciertas estructuras vasculares abdominopélvicas pueden ser comprimidas por estructuras anatómicas adyacentes o pueden causar compresión de vísceras huecas adyacentes. Dichas compresiones pueden ser sintomáticas ó asintomáticas. Cuando son sintomáticas pueden conducir a una variedad de síndromes poco comunes en el abdomen y la pelvis.Síndrome de la arteria mesentérica superior (SAMS) ó Sd. de WilKie

  • Síndrome del ligamento arcuato medio (SLAM)
  • Síndrome del cascanueces ó Síndrome “Nutcracker”
  • Síndrome de May-Thurner ó Sd. Cockett

Fisopatología. Controvertida. Síntomatología poco específica: dolor epigástrico ó en flanco, pérdida de peso, náuseas y vómitos, hematuria o infección del tracto urinario. Estos síndromes pueden ser encontrados por los médicos de cualquier disciplina y presentar un dilema
diagnóstico. La venografía directa o la ecografía dúplex pueden proporcionar información hemodinámica en casos de compresión vascular. La TCMD (tomografía computarizada multidetectora; 64 coronas o más) es la modalidad diagnóstica de elección en la medida en que permite una evaluación completa en un solo estudio de la anatomía y los cambios morfológicos resultantes, en especial con ayuda del MPR. La exposición a la radiación en mujeres premenopáusicas debe ser considerado. Los hallazgos anatómicos que predisponen a estos síndromes pueden encontrarse en imágenes de pacientes asintomáticos. El DIAGNÓSTICO de estos síndromes NO debe hacerse BASÁNDOSE únicamente en IMÁGENES. Uno debe ser precavido EVITANDO el SOBREDIAGNÓSTICO. Los pacientes severamente sintomáticos requieren TRATAMIENTO QUIRÚRGICO, aunque las técnicas endovasculares se estén utilizando cada vez más para tratar los síndromes venosos compresivos.

PERIFÉRICOS

SÍNDROMES COMPRESIVOS PERIFÉRICOS

Los síndromes de compresión vascular son causados por el atrapamiento de vasos
entre superficies rígidas o semirrígidas en un espacio anatómico confinado. El atrapamiento crónico puede conducir a isquemia arterial y embolia, éstasis venosa
y trombosis.

Afectan a >1% de la población general. Ocurren en pacientes jóvenes donde el infradiagnóstico es común.

Fisiopatología. La mayoría de los síndromes de compresión vascular están asociadas con una anomalía anatómica subyacente. En un pequeño porcentaje contribuyen otros factores entre los que se incluyen los microtraumas repetitivos, que pueden causar cambios patológicos que conduzcan inicialmente al dolor y otros síntomas derivados de la compresión vascular y neural.

El diagnóstico debe basarse en hallazgos clínicos y radiológicos. Porque algunos casos de atrapamiento vascular se vuelven sintomáticos sólo cuando se realizan las maniobras dinámicas, especialmente útiles en el diagnóstico. La angiografía de sustracción digital ha sido el pilar del diagnóstico basado en imágenes para la mayoría de los síndromes de compresión vascular, pero hoy son otros métodos no invasivos como el Eco-doppler color, el angio-TC y la angio-RM los utilizados para establecer un diagnóstico inicial.

Como los síndromes de compresión vascular son causados por compresión externa, el tratamiento endovascular no es adecuado. La cirugía descompresiva es altamente probable que sea necesaria para una óptima recuperación y un beneficio clínico duradero.

A. POPLÍTEA

ARTERIA POPLÍTEA

La arteria poplítea es un segmento vascular relativamente corto pero que se ve afectada por un conjunto único de condiciones patológicas. No sólo incluyen condiciones comunes como la aterosclerosis, el aneurisma de arteria poplítea, incluso la embolia en trifurcación, sino otras menos comunes relacionadas con traumatismo, atrapamiento arterial, la enfermedad quística adventicial, los tumores ó el quiste de Baker complejo, ya reseñados en otras secciones. Debemos estar familiarizados con estas condiciones para dirigir la imagen para su diagnóstico y aportar un tratamiento preciso en aras de prevenir la pérdida del miembro.
La arteria poplítea se localiza detrás de la rodilla en la fosa poplítea y es una extensión directa de la arteria femoral superficial después de pasar por el hiato adductor, un ojal en el deslizamiento tendinoso del músculo adductor mayor. La arteria poplítea se encuentra posterior al fémur y anterior a la vena poplítea. La arteria y la vena poplítea están normalmente situadas entre las dos cabezas del músculo gastrocnemio. Las anormalidades en esta relación pueden producir síndrome de atrapamiento de arteria poplítea (SAAP). En la región de la rodilla, la arteria poplítea desprende ramas geniculares y surales, que eventualmente se dividen en la arteria tibial anterior y el tronco tibioperoneo. El tronco tibioperoneo se subdivide en las arterias tibial posterior y peronea. La proximidad de la arteria poplítea con el fémur distal hace que sea susceptible de lesión cuando el fémur distal está fracturado o la rodilla está dislocada.

DD MASA en HUECO POPLÍTEO

DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL de MASA en HUECO POPLÍTEO

Tabla 1.

Las lesiones que surgen en la fosa poplítea a menudo se encuentran de forma incidental. El diagnóstico diferencial de una masa en la fosa poplítea incluye una serie de patologías reseñadas en la tabla 1. Sin embargo, la lesión que se encuentra más comúnmente en la fosa poplítea es el quiste de Backer que es causado por una enfermedad degenerativa o inflamatoria de la rodilla, aunque también puede ser idiopática. Schwannoma es el tumor benigno más común del nervio periférico.