COCA

VASOESPASMO

Caso 1. Mujer de 51 años, fumadora que acude a urgencias con cuadro de isquemia aguda de MMII bilateral. A la exploración física ausencia de pulsos en ambos MMII. Se solicita arteriografía de MMII con carácter urgente.

Fig. 1. Aortoarteriografía y arteriografía de MMII (A-D). Vasoespasmo de todo el eje arterial de ambos MMII. Parecen las arterias de un cerdito más que las de un humano.

OSTEOCONDROMA Y LESIÓN VASCULAR

OSTEOCONDROMA Y LESIÓN VASCULAR

El osteocondroma representa la lesión pseudotumoral más frecuente del hueso. La característica radiológica patognomónica de este tumor es la continuidad cortical y medular de las lesiones con el hueso del que surgen. Pueden ser solitarios ó múltiples. Entre las complicaciones más frecuentes se encuentra la presencia de deformidad ósea, fracturas, compromiso vascular y neurológico, formación de bursa y malignización. El diagnóstico puede ser realizado con una radiografía, aunque otros métodos de imagen como la ecografía, la TC y la RM pueden ser de utilidad en casos dudosos, ante la aparición de sintomatología o en localizaciones poco habituales. El compromiso vascular se puede producir por desplazamiento de vasos (arterias y venas), estenosis, oclusión y formación de pseudoaneurismas, siendo éstos últimos más frecuentes a nivel de rodilla, involucrando a la arteria poplítea ó presentarse como trombosis arterial, como el caso mostrado. Se ha descrito su presentación como síndrome del opérculo torácico en el caso de lesiones costales. En el módulo de Sds. Compresivos Periféricos te comento un caso de SOT por callo aberrante de fractura costal, la fisopatología es similar.
El conocimiento del espectro de hallazgos radiológicos permite realizar un correcto diagnóstico que ayude a dirigir el manejo del paciente hacia una terapeútica correcta.

TROMBOEMBOLISMO EN SILLA DE MONTAR

TROMBOEMBOLISMO EN SILLA DE MONTAR
Una embolia poco frecuente*

El alojamiento de émbolos en la bifurcación aórtica conocido como “aortic saddle embolus” es poco frecuente pudiendo extenderse o no coágulo a las arterias ilíacas. Puede ser causa de Síndrome de cauda equina (SCE). Aunque habitualmente éste se produce por compresión de las raíces nerviosas lumbosacras, puede ser debido también a patología aórtica (aneurismas, disección, tromboembolismo en silla de montar).

El Síndrome de cauda equina isquémico puede ser el primer síntoma de en¬fermedad aórtica desconocida. Un SCE rápidamente evolutivo en paciente sin antecedentes de patología compresiva debe hacer sospechar isquemia.

El pronóstico de este cuadro embólico es devastador si no se instaura un tratamiento precoz, debido a la instauración de un déficit neurológico permanente y su elevada morbilidad. Si bien el “período dorado” de 6 horas descrito para el resto de embolias periféricas no parece tan decisivo cuando el émbolo se localiza en cono aórtico.

El tratamiento endovascular con stent recubierto se desaconseja, sobre todo si hay afectación del territorio femoral, por la necesidad de preservar la permeabilidad de los vasos lumbares. El abordaje directo de la aorta con aortotomía y trombectomía quirúrgica ó la embolectomía femoral dependiendo de la condición del paciente, así como la instauración de una fibrinólisis con posterior angioplastia+stent de la lesión subyacente constituyen las distintas alternativas terapeúticas.